Videos

Loading...

martes, 13 de abril de 2010

UNA PEQUEÑA INTRODUCCIÓN

Desde los años 80 los videojuegos han sufrido un gran auge que los ha convertido en un fenómeno mundial.
Es el juguete más regalado a niños y niñas y a las y los adolescentes, aunque en menor medida al sexo femenino.
Este boom los constituye como una poderosa herramienta educativa que puede utilizarse en pro de una sociedad mejor o en el sentido contrario; una sociedad en las que están más patentes las desigualdades.
Los videojuegos, pese a lo que algunos estudios defienden –reproducen los intereses de las entidades que los financian- no son asépticos, son un vehículo de socialización muy potente como transmisores de valores.
La transmisión y permanencia de los estereotipos de género está siendo potenciada por los modelos que se reproducen en los videojuegos, de tanto éxito en las personas adolescentes y en la juventud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario